Casi con total seguridad los nudos marineros han tenido un gran atractivo para los amantes del mar. Hacerlos es un verdadero arte que ofrece un amplio abanico de posibilidades. Por un lado, son muy fáciles y rápidos de hacer. Por otro lado, se aflojan y sueltan de forma muy sencilla. Y, por último, permiten utilizar sin necesidad de cortar los cabos o las cuerdas aquellas zonas deterioradas de los barcos. Si te preguntas cómo hacer nudos marineros, lo explicamos todo a continuación.

Cómo hacer diferentes nudos marineros paso a paso

Cómo se hacen los nudos marineros

  • Nudos de tope y peso: este tipo de nudos se realizan en el extremo de la cuerda para evitar que el cabo se descosa o despase el orificio. El ejemplo más común es el del nudo de guirnalda que habitualmente utilizan los frailes franciscanos. No obstante, puede ser utilizado en la vida diario, por ejemplo para pender de manera vertical el cordón de un cortinaje.
  • Nudos de acortamiento: tal y como su propio nombre indica, se utilizan para disminuir la longitud de un determinado cabo sin que sea necesario cortarlo. También recibe el nombre de margarita.
  • Gazas: se denominan así a las anillas no corredizas que se sitúan en un determinado extremo del cabo o cuerda. En la vida cotidiana se utiliza este nudo para sujetar unas llaves o atar el cabo al asa de un cubo.
  • Nudos de sujeción: este tipo de nudos están pensados para asegurar de manera firma el extremo de un cabo a un objeto, como un palo o una argolla.
  • Nudos de ayuste: en este caso el nudo sirve para enlazar dos cabos que tengan el mismo o diferente diámetro. El más sencillo de todos es el nudo llano. No obstante, no siempre es seguro, sobre todo cuando se realiza con cabos elaborados con fibra sintética.
  • Nudos corredizos: en algunos casos es necesario que el nudo pueda correr a lo largo de sí mismo. Es entonces cuando se recurre a este tipo.
Cómo se hacen los nudos marineros

Nudos marineros

Existen diferentes tipos de nudos marineros, cada uno de ellos con sus propias características. Tal y como hemos señalado, sirven para diferentes fines, de modo que el modo de hacerlos también es distinto. Resulta interesante conocerlos ya que, además de su uso en el mar, también tienen un amplio abanico de utilidades en la vida cotidiana: agarrar un cubo a una cuerda, sujetar un determinado objeto a un cuerpo, etc.

Temas