Sentirse triste de vez en cuando es completamente normal, tanto en adultos como en niños. Pues bien, en este tipo de situaciones es muy importante saber cómo manejar la mente para transformar los pensamientos negativos en positivos. A continuación te contamos todo lo que necesitas saber sobre cómo sentirte mejor si estoy triste.

Pasos para sentirte mejor cuando estás triste

triste

Estar triste

Adiós a los pensamientos negativos

El primer paso esencial es decir adiós a los pensamientos negativos que invaden tu mente y que te perjudican. Hay muchísimas formas diferentes para liberarte de dichos pensamientos: escribirlos en un papel, hablar con tu mejor amigo… De este modo verás las cosas desde otro punto de vista y te sentirás más reconfortado.

Aprende a manejar tus emociones

La tristeza es una emoción más, de modo que hay que aprender a aceptarla. Claro que para que esta no se apodere de tu estado de ánimo, es esencial que aprendas a manejar tus emociones. Al principio puede resultar complicado, pero lo cierto es que con el tiempo todo es más sencillo. Cuando sientas que pensamientos negativos invaden tu mente, trata de utilizar la lógica para evitar entrar en un bucle de tristeza y frustración.

No a las personas y situaciones tóxicas

Triste

Triste

En el camino de la vida seguro que te has encontrado con muchísimas personas tóxicas que únicamente atraen aspectos negativos hasta tu vida. Si estas relaciones aumentan tus niveles de estrés y te generan ansiedad, lo mejor es que te deshagas de ellas.

Del mismo modo, lo mejor es que huyas de aquellas situaciones tóxicas que sólo te acarrean problemas.

Dejar atrás el estrés

Muchas veces el estrés es el principal causante del “estoy triste”. Dejarlo atrás no implica dejar de hacer las actividades diarias, sino hacerlas y tomarlas de un modo diferente. Debes aprender aplanificarte y organizarte mejor, sin agobiarte con demasiadas cosas tanto en tu vida personal como profesional

Tomar el control cuando estoy triste

Y, por último, es importante recordar que sólo tú eres el dueño de tu vida, quien debe tomar todas las decisiones sobre la misma. No delegues las decisiones en las personas que te rodean porque eres tú quien debe decidir el camino que desea tomar y seguir hasta alcanzar sus sueños y sus objetivos.

Teniendo en cuenta estas pautas tan sencillas seguro que te resultará muchísimo más sencillo decir adiós a la tristeza y dar la bienvenida a una vida llena de felicidad y alegría.