Una flor de pasqua se trata de una planta para decoración de interior, más bien en las épocas invernales. Para que sepas cómo tener una, repasaremos una manera de conservación fácil.

Si bien se requieren unos requerimientos sencillos, hay que focalizarse en unos aspectos válidos para su propia mantención. Ahora bien, pasaremos a unos de ellos y demás consejos.

Pasos para conservar una flor de pasqua

  1. Cuidado de las temperaturas: para que la conservación sea como se debe, deberás procurar que la temperatura no se desmarque entre 16 y 22 grados centígrados. A su vez, se recomienda que no mantenerla elevada constantemente, ya que provocarás la caída instantánea de las hojas.

    flor de pasqua

    De no contar con un estricto cuidado de temperaturas, se le pueden caer las hojas.

  2. La humedad de la flor de pasqua: resulta vital que se tenga un extremo cuidado sobre la humedad del ambiente. Asimismo, en lo que corresponde a las altas temperaturas, como también al ambiente puesto en seco.

    flor de pasqua

    El ambiente húmedo es propicio para la flor.

  3. Un riego medio: este tipo de flores, no requieren de mucha agua. Por ende, lo óptimo es que se haga eso unas dos veces a la semana. O bien, puedes guiarte mediante la sequía que presente la tierra en la maceta, que no quede agua acumulada. Se aconseja que no se vierta de manera directa, que sea al plato solamente. Se tiene que esperar unos 20 minutos para retirar el agua que reste.
  4. Luz: el sitio en donde debe ubicarse, debe ser en donde reciba bastante iluminación. Sin embargo, para nada tiene que ser una luz directa del sol, ya que puede marchitarla.

    flor de pasqua

    Debe regarse dos veces a la semana, en promedio.

  5. Abono para la planta: como toda planta, necesita hacerse de nutrientes para poder estar salubre. En su etapa de floración, necesita que se le abone, al menos, dos veces a la semana. Además, pueden encontrar en cualquier vivero abono líquido, especial para que pueda crecer adecuadamente.
  6. Conservación de la flor de pasqua: la planta debe ser conservada, luego de su floración. Para ello, puede ser replantada en el jardín y dejarla crecer como a un arbusto. Aunque, se debe objetar su ‘no’ crecimiento durante los climas fríos.

    flor de pasqua

    Imagen de una flor de pasqua madura.

  7. Podar: para poder asegurarle una próspera conservación, habrá que irla trasplantando a masetas más grandes. A medida de eso, se tiene que ir podándola hasta unos 10 centímetros de base, más o menos. Por consiguiente, colocarle en el tallo cera de vela, para que se vaya cerrando.

Otros consejos a tener en cuenta

Antes que nada, es importante dejar en claro que se debe persuadir el situar a la flor de pascua en donde haya una buena corriente de aire. Ya que, no lo toleraría y podría llegar a provocar que sus hojas se caigan. Por lo tanto, es ideal que se las resguarde de todo viento.

Ahora bien, si deseas que renazca para el año próximo, mezcla la iluminación con unas cinco horas, al menos, de oscuridad al día. Obviamente, aparte de lo que es el tiempo en la noche.