Las manualidades son un pasatiempo estupendo tanto para pequeños como para mayores ya que fomentan en gran medida la creatividad. Pues bien, resulta interesante conocer que uno de los materiales más utilizados es la pasta de sal para manualidades. Es muy fácil de trabajar y, además, hacer pasta de sal para manualidades resulta de lo más económico. A continuación explicamos de forma detallada cómo fabricar este material en casa.

Hacer pasta de sal para manualidades paso a paso

hacer pasta de sal para manualidades

Pasta de sal para manualidades

En los siguientes puntos te contamos todos los secretos para pasarlo en grande con la pasta de sal, creando todo tipo de formas.

Ingredientes

  • 1 parte de sal fina
  • 1 parte de agua
  • 2 partes de harina
  • Témperas de colores. Si los niños son pequeños es conveniente utilizar colorantes alimentarios; de este modo si se llevan a la boca el material no hay ningún tipo de riesgo.

Elaboración

  1. En primer lugar debes mezclar la sal y la harina en un cuento metálico o de cristal. Luego tienes que ir añadiendo el agua poco a poco al mismo tiempo que amasas. Se pueden crear todo tipo de formas con este material: animales, edificios, alimentos… ¡Un mundo de posibilidades!
  2. Si quieres que la pasta de sal quede muy coloreada, una buena idea es disolver las témperas de colores en el agua antes de preparar la masa. Si no, puedes preparar la pasta de sal de color blanco y, una vez esté seca, pintarla.
  3. Una vez lista la figura construida con la pasta de sal, tienes que dejarla secar al aire durante 15 horas; mejor evitar que le dé directamente la luz solar. Una vez transcurrido el tiempo, pon a hornear la figura que has creado a 100º unos minutos, hasta que esté bien dura.
hacer pasta de sal para manualidades

Figuras de pasta de sal para manualidades

Si después de crear la figura en cuestión te sobra pasta de sal puedes guardarla varios días en la nevera sin ningún problema. Es importante que la envuelvas en film transparente para que no se estropee. Cuando vayas a utilizarla recuerda sacarla de la nevera un poco antes para que se ablande y puedas manejarla. Toma sólo aquella pasta que vayas a utilizar porque al aire se seca y luego será imposible de manipular.

Como puedes comprobar, hacer pasta de sal para manualidades no puede ser más sencillo. Un material que a los más pequeños, y también a los adultos, les encanta. La variedad de formas que se puede crear es infinita; por ejemplo una base plana de color azul representando un lago y varios patos de color amarillo.

 

Temas