Los poemas son el mejor reflejo que se le puede otorgar a los objetos y demás, tan solo basta con utilizar como corresponde el léxico. Ahora bien, te mostraremos como se hace poesía de la primavera.

Los poemas son el mejor reflejo que se le puede otorgar a los objetos y demás. Tan solo basta con utilizar como corresponde el léxico. Ahora bien, te mostraremos como se hace poesía de la primavera.
Esta proviene del significado ‘primer verdor’, y es de las estaciones del año más bellas, en la cual los árboles florecen y los campos se súper colorean. Por ende, muchos poetas se centraban en escribir sobre ella. A continuación algunos de los mejores.

Los mejores poemas o poesía de la primavera

  1. Primavera de Juan Ramón Giménez
    Abril, sin tu asistencia clara,
    fuera invierno de caídos esplendores;
    mas aunque abril no te abra a ti sus flores,
    tú siempre exaltarás la primavera.Eres la primavera verdadera;
    rosa de los caminos interiores,
    brisa de los secretos corredores,
    lumbre de la recóndita ladera.

    ¡Qué paz, cuando en la tarde misteriosa,
    abrazados los dos, sea tu risa
    el surtidor de nuestra sola fuente!

    Mi corazón recojerá tu rosa,
    sobre mis ojos se echará tu brisa,
    tu luz se dormirá sobre mi frente…

    poemas

    Son varios los artístas que le dedicaron su tiempo.

  2. La Primavera besaba de Antonio Machado
    La primavera besaba
    suavemente la arboleda,
    y el verde nuevo brotaba
    como una verde humareda.Las nubes iban pasando
    sobre el campo juvenil…
    Yo vi en las hojas temblando
    las frescas lluvias de abril.

    Bajo ese almendro florido,
    todo cargado de flor—recordé—,
    yo he maldecido
    mi juventud sin amor.

    Hoy, en mitad de la vida,
    me he parado a meditar…
    ¡Juventud nunca vivida,
    quién te volviera a soñar!

  3. Doña Primavera de Gabriela Mistral
    viste que es primor,
    de blanco,
    tal como limonero en flor.Lleva por sandalias
    una anchas hojas
    y por caravanas
    unas fucsias rojas.

    ¡Salid a encontrarla
    por esos caminos!
    ¡Va loca de soles
    y loca de trinos!

    Doña Primavera,
    de aliento fecundo,
    se ríe de todas
    las penas del mundo…

    No cree al que le hable
    de las vidas ruines.
    ¿Cómo va a entenderlas
    entre los jazmines?

    ¿Cómo va a entenderlas
    junto a las fuentes
    de espejos dorados
    y cantos ardientes?

    De la tierra enferma
    en las hondas grietas,
    enciende rosales
    de rojas piruetas.

    Pone sus encajes,
    prende sus verduras,
    en la piedra triste
    de las sepulturas…

    Doña Primavera
    de manos gloriosas,
    haz que por la vida
    derramemos rosas:

    Rosas de alegría,
    rosas de perdón,
    rosas de cariño
    y de abnegación.

Además, para más poesía de la primavera os dejamos el siguiente vídeo.

Temas