Seguramente no nos demos cuenta de la importancia del latín en nuestra lengua. Todos lo conocemos como una lengua muerta que se hablaba hace siglos. Pero sin darnos cuenta hacemos uso de el a diario. Muchas de las palabras siguen manteniendo la raíz o incluso se siguen utilizando la forma original. Y esto se acentúa más a la hora de hablar de vocabulario para ciertas ramas académicas, sobre todo las más antiguas, como la medicina, el derecho la política. Y ocurre lo mismo con la economía, por ello vamos a hablarte sobre un término muy usado en economía y en política. A continuación hablaremos sobre qué es el superávit. Te ayudaremos a entender la palabra y su uso sobre todo en la economía.

Qué significa superávit

Probablemente podemos deducir cierta parte del significado de este latinismo. “Super” sabemos qué es una palabra que indica exceso de algo o más cantidad o calidad de algo. Pues bien superávit es el sobrante de un bien cuando ya dispones de lo necesario. Es decir, cuando comes y sobra mucha comida por ejemplo puedes decir que había superávit de comida. Pero la mejor manera para definir esta palabra es aplicándola al campo donde más es usada, en la economía. Y para ello veremos su significado económico así como su palabra opuesta para que veamos la diferencia clara.

Qué es el superávit

Superávit económico

Superávit económico

Este término en cuestiones económicas es muy utilizado, y además es algo muy importante, puesto que marca el devenir de una organización. Y es que el superávit económico es, aplicando la definición anterior, cuando los ingresos permiten cubrir todas las obligaciones tributarias y económicas, y aun tenemos una cantidad “sobrante”. Es de enorme importancia ya que es el primer y principal marcador del éxito o fracaso de una organización lucrativa. Una manera de verlo claro es aplicando a temas de economía de estado. Es decir, un estado tiene superávit económico cuando los ingresos obtenidos mediante todo tipo de impuestos y tasas que se pagan a hacienda seguridad social etc. Son mayores que los gastos públicos y estatales, el sobrante entre esas dos cantidad es el superávit que hay. Por otro lado siempre podemos entenderlo observando el caso contrario. Y esto sucede cuando hay déficit. Cuando los ingresos obtenidos no son suficientes para cubrir gastos estaremos en déficit. Esto provocará que generemos deuda y para ello será necesario tener superávit para cubrir esos gastos de más.